Volver a Cancionero



La vuelta topochera (Acordes guitarra) (Letra) Cancionero Tuna;Tablaturas Cuatro; Folclore Venezolano


 

La vuelta topochera

 

Autor:   Música  de  y letra de Henry Ascanio y José Humberto Castillo

Interpretan:   Henry Ascanio y José Humberto Castillo

Don Dudo  (www.TunaEspaña.es)   (www.TunaEspana.com)

Ritmo: Joropo

Folclore Venezolano

Tablaturas Cuatro Venezolano

Enlace Youtube: Pinche aqui para Escuchar la cancion

 

 

INTRO:



.


[José Humberto Castillo]Hablado:
“Saca parejo Ramonita que esto huele a puro campo.”

[La Gandola del verso (Henry Ascanio)]:


Compadre usted que es coplero vamos a dar por el llano una vuelta topochera. Para


recorda esos sitios donde se formaban bailes de un día y una noche entera. 



Que bonitos aquellos tiempos cuando una guitarra grande era nuestra compañera,


y los músicos que habían la tocaban sin flojera. 



Deber sío porque tenían un estilo original para tocar lo que fuera,


y si se alargaba el golpe tocaban de toás maneras.


[José Humberto Castillo]


Tiempo que se va no vuelve, es un dicho verdadero malaya si yo pudiera,


a retroceder a esos años y volverlos a vivir en el banco e’ la gallera.  



y escuchar a Arturo Vásquez en casa de Doña Hilda con su guitarra altanera,


de media noche pal día y yo mirando en la acera.  



Cantar a Rafael Correa, el pasajito Gisela que después yo me aprendiera,


y fue el que me abrió las puertas en la canta sabanera.


[La Gandola del verso]


Yo una vez fui con mi taita para un baile muy nombráo por allá en la Terecera


cerquita de La Culebra y me recuerdo clarito que allá estaba una lumbrera.  



Era Don Morocho Coba que cuando soltaba un verso ya el otro venia pa fuera,


y mientras más le tocaban más le salían por chorrera  



Y las parejas decían dale largo maestro Pedro se prendió la sampablera,


y Morocho con sus coplas peinaba su cabellera.


[José Humberto Castillo]


Yo también me acuerdo mucho de los bailorios de Mayo que hacían en la Torrealbera,


después de tapa el altar la guitarra e’ Tomas Blanca roncaba como una fiera  



Y la catira Tomasa para verlo encarnizao destapaba una cartera,


y al echarse el primer palo traspasaba las fronteras.  



Trasportaba el guitarrón tocaba con las cinco uñas el golpe que le pidieran,


y lo que hacía Tomas Blanca eso nadie lo supera. 


[Pajarillo:]

No lo supera, una vez lo mire yo


tocando a las primaveras aflojó todas las tuercas, 


y le dijo a Gaspar Higuera, 


que nadie le había enseñao ninguna nota si quiera


que todo lo que el sabía lo aprendió en esas riveras,


por los laos de Marquería, y Las Calcetas quien lo viera,


en bailes de cuatro días, lástima que se muriera,


pero todavía lo escuchan tocando en la carretera. 


[La Gandola del verso]

Ay carretera, recuerdo Las Chaguaramas y su gente parrandera,


sin exagerarle mucho en Diciembre aquello era,


una parranda tendía con músicos de primera,


venticuatro y treinta y uno era aguardiente y ternera,


mi tío Abrahám y Aquilino tocaban de tal manera,


que ese otro día amanecían los parejos viento afuera,


esprimiendo las camisas convertidas en salmuera


y del sudor compadrito llenaban varias poncheras. 


[José Humberto Castillo]

Que si varias poncheras, Santa Rosa y San Ramón a donde Arturo Tabera,


eso era una tradición yo vi a Juan Ramón Herrera,


cantando un contrapunteo con Juan de Jesús Contreras


y los versos que se echaban huelían a puro quesera,


la sala se estremecía y se mecían las soleras


cuando Vito Colorao tocaba una periquera,


con Josomés en el cuatro y se oía la gritadera


dale, dale, manojoso registra tu capotera


y él les decía muerto é risa no veo con la polvacera. 


[La Gandola del verso]

Con la polvacera, Morichalito Pereño eres parte en mi carrera


en una Semana Santa en esa tierra llanera,


cante con Cirilo Hernández, hombre de copla certera,


de las que dejan a uno mirando pa la cumbrera


y Raymundo Belisario yo le decía que le diera


para que su guitarrón la inspiración me la abriera. 



Ay me la abriera, pero que va con Cirilo pobre aquel que le metiera


el pico contrapunteando, no espere que amaneciera,


tuve que dejarlo solo, que la cuerda lo siguiera


ya que no me dio más chance, todavía estaría en espera


porque se pegó del son igual que una robelera. 


[José Humberto Castillo]

Que una robelera, los bailes en La Corruca, viejo Vicente Cabrera


no se los pelaba nadie así tronara o lloviera


y tenían más nombramiento que el Hato Mangas Tobera


por eso no los olvido están en mi cartelera,


seria porque Ramón Díaz y su guitarra viajera


a la par de Florentino tocaba golpe y ranchera


y yo los baile bastante con la hija de Luís Herrera. 


[La Gandola del verso]

De Luis Herrera, en carnaval San Miguel fue testigo de rubieras, 


si de rubieras, de Evaristo y Cruz María peleándose una soltera,,


la enamoraban cantando con decencia verdadera,


sin faltarle los respetos y sin palabras groseras,


así eran los bailes de antes, compadre como quisiera,


parrandear en Palma Solas, Jobo Mocho y la Conchera


y mirar de nuevo a Erasmo, Rafael Mesa y La Pantera ,


cantando en una guitarra de esas que no se atrincheran,


como la de Pedro Ascanio, palo de buena madera. 


[José Humberto Castillo]

De muy buena madera, gracias compadre Gandola siga con su cantadera, 


con su cantadera, pero jamás se le olvide la época que uno viviera,


cantando en una guitarra, cortando como tijera,


a la tela de un joropo y aquí clavo la bandera,


pidiendo de corazón que se le reconociera


a esta gente que nombramos en una forma sincera,


que no grabaron un disco en esta vida si quiera,


pero dejaron su música regada por donde quiera,


hay unos que ya murieron y a los que quedan quisiera


rendirles este homenaje con toda esa muchachera,


que hoy en día son un ejemplo de estas personas pioneras


y que viva el guitarrón que este instrumento no muera


porque ha sío fundamental pa la música llanera.


Comments are closed.

Volver a Cancionero